domingo, 30 de septiembre de 2012

Beneficios socio-económicos y medioambientales de la biomasa. Aplicaciones en el sector hotelero.


 
 

La biomasa contribuye a la conservación del medioambiente, debido a que sus emisiones a la atmósfera son inferiores que las de los combustibles sólidos por su bajo contenido en azufre, nitrógeno y cloro. La mayor ventaja es el balance neutro de CO2, al cerrar el ciclo de carbono que comenzaron las plantas en su crecimiento. Por tanto, se puede decir que las emisiones de la biomasa no son contaminantes, ya que su composición es básicamente parte del CO2 captado por la planta origen de la biomasa, y vapor de agua.

 
                              

Adicionalmente, un porcentaje de la biomasa que se usa para producir energía procede de materiales residuales que es necesario eliminar. Es importante resaltar que el aprovechamiento energético supone “convertir un residuo en un recurso”, de esta forma se consigue gestionar residuos procedentes de podas y limpieza de bosques, rastrojos y podas agrícolas, disminuyendo el riesgo de incendios, enfermedades y plagas, y su propagación, y a su vez dando un valor a los residuos para que sean aprovechados y reutilizados.
 

La biomasa que se usa para su transformación en energía es un recurso disperso en el territorio, que puede tener gran incidencia social y económica. Además del desarrollo de nuevas actividades, su utilización genera puestos de trabajo remunerados en el medio forestal y puede suponer una nueva fuente de ingresos para industrias locales. Por otra parte, da lugar a la aparición de nuevos tipos de negocio, nuevas empresas, nuevas infraestructuras y servicios.

El uso de la biomasa en la generación de agua caliente sanitaria o climatización de piscinas en el sector hotelero,  son una alternativa al consumo de gas y otros combustibles sólidos. La utilización de combustibles fósiles en este tipo de instalaciones generan un sobrecoste, derivado del consumo de energía para usos térmicos, superior al 90% en el caso de propano o del 29 % en el caso del gasóleo, respecto al uso de la biomasa (pellet).

COSTE COMBUSTIBLE (€/kg)
COSTE ENERGIA ( c€/Kwh)
SOBRECOSTE RESPECTO A BIOMASA
COMBUSTIBLE
PCI (Kwh/Kg)
PROPANO
12,8
1,6
12,50
91%
GASOLEO
11,2
0,94
8,39
29%
BIOMASA (PELLET)
4,9
0,32
6,53
0

 
Uso de combustibles para calderas. Diferencias de costes en términos de energía. Canarias


        A un nivel cercano al usuario, si comparamos las emisiones de las calderas de biomasa con las de los sistemas convencionales de calefacción, se podría decir que los valores de SO2, responsable de la lluvia ácida, son en el caso de las calderas de biomasa más bajos o similares a los de gasóleo y gas natural.

 
Desde un punto de vista más amplio, es decir, analizando el ciclo de vida del proceso en su conjunto (extracción, producción, transporte, etc.) para los tres combustibles considerados, la situación se torna indiscutiblemente favorable a la biomasa, como se puede observar en el siguiente cuadro:

 
 
          Gasóleo
Gas
Astilla de madera
 
 
natural
y pelets
CO (kg)
35
90
20
SO2 (kg)
205
20
48
CO2 (t)
195
160
15
Partículas (kg)
20
10
30

Emisiones-año del ciclo de vida según el tipo de combustible atizado. Fuente: Guía práctica, Sistemas de Calefacción con Biomasa en Edificios y Viviendas.IDAE.
 
La situación anterior se explica si se tiene en cuenta que los combustibles fósiles (petróleo o gas natural) o derivados de ellos (gasóleo o GLP) han de ser extraídos en lugares muy lejanos, ser transportados, transformados, bombeados..., antes de llegar al punto de consumo;  todas estas operaciones consumen asimismo mucha energía.


Por otro lado, desde una óptica estratégica y de seguridad en el abastecimiento, el uso de la biomasa contribuye a la disminución del riesgo derivado del uso de combustibles como el propano, contribuyendo a la diversificación energética, disminuyendo, así mismo, la dependencia externa de abastecimiento de energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada